Home Blog

MOCHILAZO X EUROPA (Serie Completa)

Después de viajar durante varios años sin parar por casi cada rincón de mi país, México, me llegó la oportunidad de viajar por trabajo a Cannes Francia.
El viaje, con todos los gastos pagados, sólo duraría una semana… Pero en mi afán de explorar un poco más del viejo continente, pedí que movieran mi vuelo de regreso para pasar un mes completo en Europa.
El único problema… Sólo tenía 50 euros en la bolsa para sobrevivir el resto del viaje y así fue como comenzaba… Mochilazo X Europa!

Serie Completa:

UN CAMIONERO ME RESCATÓ (y aprendí una gran lección)

VIDEO:

 

Mi viaje de Mochilazo por Europa se acercaba a su fin.
Tenía que llegar de Barcelona a Paris en menos de un día para no perder el vuelo a México que ya me habían pagado por el trabajo que hice en Cannes.
Cargaba menos de 7 euros en la bolsa… Así que mi única opción era pedir raite en las carreteras de España y Francia. Y para ello, el primer paso era llegar a las afueras de Barcelona.

Eran las 2 de la tarde, mis 40 kilos e equipaje y yo, esperábamos con mucho optimismo al primer buen samaritano que aceptara llevarme hasta París, o al menos a la siguiente ciudad que me acercara a mi destino.

Pasaban las horas, pasaban los autos y nadie se detenía… Hasta que una amable señora se atrevió a confiar en mi y ayudarme a avanzar unos 100 kilómetros, dejándome muy cerca de la frontera con Francia.

La cosa no pintaba bien, muy pronto iba a caer la noche, y convencer a un conductor de recoger a un desconocido en la obscuridad se volvería mucho más complicado.

Mi plan de acercarme a la carretera, aunque arriesgado y peligroso, resultó ser exitoso y un amable camionero al que llamaremos Juan se apiadó de este viajero y me invitó a recorrer con él las carreteras de España y Francia rumbo a un pueblo muy cerca de París.

Yo me sentía muy afortunado, no sólo por haber conseguido que alguien me llevara, sino por la experiencia de viajar en la cabina de un trailer que algo completamente nuevo para mi.

Al llegar la noche, llegábamos a la frontera francesa  y mi emoción comenzaba a ser más evidente.

Después de manejar durante varias horas en la noche, paramos en un área de descanso y mi amigo Juan me  explicaba sobre una ley Europea que prohibe a los camioneros conducir durante más de 8 horas al día. Me mostró los sistemas del camión que son más complicados de lo que imaginé y al organizarnos para dormir, aunque yo insistí que él durmiera en la cama del trailer y yo me acomodaba en el piso… El buen Juan insistió en darme el trato de invitado quedándose él en el piso para que yo descansara en la cama.

A la mañana siguiente, pasamos a la tiendita de la gasolinera y aunque yo sólo tenía dinero para un café, Juan, tan amigable como siempre insistió en comprarme un desayuno, me presentó a sus otros amigos camioneros y hasta me dió dinero para que pagara una ducha… Supongo que ya apestaba de tantas horas bajo el sol.
Las duchas de los camioneros son como baños públicos en las estaciones de gasolina de las carreteras, pagas como unos 10 euros y te puedes meter a bañar durante 15 minutos.

Después de un buen desayuno y un refrescante baño, regresábamos al trailer para retomar el viaje y como ya imaginarán, tantas horas en carretera son el escenario perfecto para una gran conversación.
Juan me platicaba de su vida, nació al norte de Irlanda y hace muchos años se dedicaba a la medicina. Era doctor y trabajaba en la cruz roja, pero un evento muy trágico en la historia lo cambió para siempre.

Se trata del genocidio de Ruanda en 1994 en donde mataron a su esposa y a su hijo. Entre esta y otras historias que me contaba de la guerra y el conflicto de Irlanda del norte, yo quedaba impresionado por el nivel de conocimientos y cultura que tenía mi nuevo amigo.

Erróneamente siempre había tenido la percepción de que aquellos que trabajaban de traileros, era porque no habían tenido acceso a mejores oportunidades laborales o de educación y sin embargo… Aquí me encontraba ahora, sentado en un trailer con una persona que me podía platicar cualquier tema con un impresionante nivel de conocimientos, cultura y con la sencillez de trabajar conduciendo un trailer sólo por el mero gusto de viajar sólo por las carreteras.

Llegaba la hora de la comida, y el buen Juan, aún sabiendo que yo no tenía nada de dinero, me dijo, tú no te preocupes, tú come lo que quieras y se detuvo en uno de esos típicos restaurantes de camioneros en donde todos paran a comer.

 

Fue uno de esos momentos inolvidables que ya había visto en películas pero que ahora me tocaba vivir… Estaba sentado en una mesa, compartiendo almuerzo e historias con 4 camioneros que aunque hablaban todo en francés y no entendía ni una palabra, yo ya me sentía como uno más de ellos.

 

Terminamos de comer, seguimos nuestro camino… y como mi amigo Juan no iba precisamente a Paris le dije que no había problema, que me dejara donde le fuera posible y él me explicó que me iba a dejar en una gasolinera cerca de París.

 

Preparé mi nuevo letrero… Llegamos a la gasolinera, y Juan además de insistir en comprarme más comida, insistió en ayudarme a encontrar a un último voluntario que me llevara hasta París ya que yo no hablaba francés y para él era más fácil conseguirlo.

Finalmente encontró a una señora francesa que viajaba a París y la convenció de llevarme.

No les voy a mentir, despedirme de este ameno personaje fue algo emotivo porque realmente me había ayudado mucho más de lo que yo hubiera pedido. Se preocupó porque comiera, que me bañara, que descansara y en resumidas cuentas, me salvó de quedarme varado en la carretera cuando el viaje más se me complicaba. Al despedirme le regalé una botella de mezcal y una de mis banderitas de México en agradecimiento y ahora me encontraba a sólo UNA HORA de llegar a París.

En el camino iba platicando con la amable señora francesa o al menos intentando ya que ninguno de los dos hablaba el idioma del otro, pero a como pude, le expresé mi agradecimiento por ayudarme… Y justo en el momento en el que llegábamos a Paris… Comenzaba a caer la noche, las luces de la ciudad se encendían y de pronto la vi… Lo había logrado… Finalmente había llegado.

 

 

¿Puedes Viajar Sin Dinero?

Toluca, México 2009.

Había ganado un concurso con una aerolínea y tenia vuelos gratis para viajar a cualquier destino de la aerolínea durante TODO UN AÑO!… Pero sólo los vuelos, sin hospedaje, sin comidas.

Muchos de los que también ganaron ese premio viajaban una o dos veces al mes porque pesar de tener vuelos gratis, también tenían que juntar dinero para pagar hoteles y demás… Yo no tenía dinero para costearme aquellos gastos extra, pero decidía dormir en las bancas de los aeropuertos con tal de viajar todos los días.

Nunca digas “No viajo porque no tengo dinero”, Viajar no es precisamente caro, viajar es liberarte, es conocer y aventurarte… Es decir “No viajo a Francia porque no me alcanza, pero mientras viajo a Guanajuato y después iré a Paris”, decir “No me quedo en un resort porque ahorita no me alcanza, pero igual viajo aunque sea durmiendo en una banca y cuando termine este viaje me esfuerzo el doble para que al próximo me pueda pagar un hotel con alberca.

Viajar es intentarlo, lanzarte y disfrutarlo sin ponerte limitantes o excusas. Viajen…

Como sea, de lujo o de aventura, pero viajen! 🌍

@alextienda

 

 

Respondiendo Dudas de Aviación

Si quieren que haga más videos como este para responder todas las que faltaron y las nuevas preguntas que me hagan… comenten aquí abajo y denle like para saber si les gustó!

¿Cómo es una Fábrica de Aviones?

Hace unos días viajé a Seattle para conocer uno de los lugares más impresionantes del planeta… LA FÁBRICA DE AVIONES BOEING!

El motivo del viaje fue para conocer el nuevo avión 737-MAX que Aeromexico estaría recibiendo como parte de su renovación y ampliación de flota de 737s.

La fábrica de Boeing se divide en diferentes plantas siendo las más importantes la de Everett y Renton, Washington en donde se hace el ensamble final de los 737, 747, 767, 777 y 787.

En Boeing Field se encuentra un increíble museo de aviación que también les muestro en el video y es en el aeropuerto de Boeing Field en donde el fabricante hace la entrega de los nuevos aviones a las aerolíneas y clientes particulares que los compran.

Espero les guste este video tanto como a mi me gustó grabarlo y de ser así, no se olviden de compartirlo con alguien que también lo pueda disfrutar! GRACIAS!!

SÍGUEME

145,464FansLike
122,700FollowersFollow
70,911FollowersFollow
675,599SubscribersSubscribe
X